lunes, 20 de agosto de 2012

Sinopsis

Un año después de presenciar la muerte de su padre, Alyssa solo quiere volver a sonreír. Cuando Alyssa descubre ser la hija de la diosa Atenea, su vida da un vuelco por completo. Lo que empezó como un viaje de vacaciones con su mejor amiga, se convierte en una lucha por sobrevivir. Una fuerza oscura atenta contra ella, y Alyssa deberá decidir en quien confiar. Un paso en falso será su Perdición.
Si te gustan los juegos de los dioses, las historias de amor y la aventura, esta es tu novela.

6 comentarios:

  1. Hola Lyd, para mi fue un placer ayudarte.

    Espero que pronto tengas muchos lectores. Ya sabes, no desistas y ten paciencia, que ser bloguero es un trabajo difícil :)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Galena :)
      Parece que lectores tengo, por lo menos eso indican las visitas, pero ninguno comenta, asi que es dificil saber si les gusta o no, pero tendre paciencia.
      Un beso

      Eliminar
    2. Hola Lyd, decidí hablarte ahora para decirte que yo creo que lo de las visitas engaña un poco. Ya ves que según el contador de Google yo tengo 4.000 al mes y no lo veo tampoco reflejado. Luego hay que quitar las tuyas propias y la de los visitantes de publicidad. Yo te recomiendo poner el gadget de las visitas que tengo yo (http://whos.amung.us/showcase/) el el de TAB WIDGET o algo así. Te muestra quien te visita a tiempo real y si pulsas encima de él puedes ver que entrada están viendo y también desde el país del que vienen. Creo que es más específico.

      Espero haberte sido de ayuda. Un beso

      Eliminar
  2. Galena, ese gaget no puedo añadirlo, se ve que hay algun problema o algo que no me deja añadirlo, y tampoco lo encuentra :S

    ResponderEliminar
  3. Siento que te haya comido la lengua el gato; y ya no escribas al correo.

    ResponderEliminar

Este blog y sus historias viven de vuestro apoyo mediante los comentarios.
Expresad vuestra opinión, pero sin ofender
Besitos
Lydia

Tu esencia

El problema nunca fue escribir, fueron los sentimientos. Pero ¿qué haces cuando te quedas vacía? ¿Cuándo te da igual veinte que ochenta? C...