sábado, 13 de octubre de 2012

Terror en el instituto


Os voy a contar lo que empezó como un día normal de instituto y acabó siendo la peor de las pesadillas. Me llamo Judit y es mi último año de instituto, genial.
Todo empezó cuando llegué al instituto y esperé a que llegaran mis compañeros, pero la sirena tocó y no aparecía ninguno; mientras pasaban los minutos, los pasillos se iban quedando vacios. De pronto, llega Aria seguida de Vanesa, venían corriendo al pensar que llegaban tarde. Empezamos a conversar, a los pocos minutos miramos la hora y nos extrañamos de que aun no hubiera llegado nadie, decidimos bajar a jefatura para saber si había pasado algo. El lugar estaba vacío, nos asomamos a la clase de al lado y estaba igual, esto no tenía sentido. Corrimos por el instituto pero nada, parecía como si de repente la tierra se hubiera tragado a la gente que había visto entrar en sus clases unos minutos antes. Seguimos caminando por los pasillos, al rato sonó la alarma que daba por terminada la primera clase, pero nadie salió de los salones. Corrimos hacia la puerta para escapar, nos llevamos una decepción enorme: estaba cerrada con llave y no había manera de que pudiéramos salir de aquí. ¡El instituto estaba vacío y nosotras encerradas en él!
Aria nos recomendó ir a inspeccionar el lugar, a lo mejor así sacábamos algo de información. A cada paso que dábamos las luces se iban apagando, daba mucho miedo mirar atrás, así que evitábamos hacerlo. Cuando llegamos a la mitad de la planta, las luces se apagaron de golpe dejándonos a merced de la oscuridad, Vanesa empezó a reír nerviosa, estaba asustada igual que yo. Aria conservaba la calma, era la única que mantenía la cabeza fría, encendió la linterna—no sé qué hacía con una— y fuimos caminando agarradas de su brazo.
— ¿Por qué no vamos directo a la salida?—preguntó una asustada Vanesa.
— ¿A qué salida te refieres exactamente? Además, esto está demasiado oscuro—le susurró como respuesta.
—Lo primero es inspeccionar a fondo las plantas—Su voz sonaba lejana.
 —Ven hacia nosotras, si apagas la linterna será un poco difícil verte.
Ella, para gastarnos una broma a Vanesa y a mí, se acercó por detrás pero oyó un ruido y nos pegó a la pared, susurrando que nos calláramos y la siguiéramos hasta la clase más próxima.
Llegamos a una clase que, por suerte (o por desgracia), estaba abierta y las ventanas, a través de las cuales entraba mucha luz, también. Corrimos hacia ellas y empezamos a gritar a la gente que iba por la calle, pero las ventanas se cerraron dejándonos por completo a oscuras.
— ¡Vanesa, Aria!
—Yo estoy aquí, Judit—dijo Vanesa, alumbrándome con el móvil.
—. No grites tanto, Judit, que a este paso me quedo sorda antes de llegar a vieja—dijo, con tono de sarcasmo.
—Aria, haz algún ruido o algo que nos estás asustando—dijimos, tras dar un bote.
—Si hubiera hecho algún ruido, habríais salido corriendo y entonces sí que sería más complicado encontraros—resopló ella.
—Vamos a dar otra vuelta, tal vez encontremos a alguien más—sugerí.
Salimos de la clase y empezamos a recorrer el instituto de nuevo, pero no hallábamos a nadie; yo iba saltando por los bancos, estaba nerviosa y aterrada. Las aulas estaban cerradas y sin luz. De pronto, se oyó un golpe a nuestra derecha y Aria lanzó su puño contra esa pared, pero solo había eso. Extraño, ¿verdad? Bajamos a la planta baja y corrimos hacia la puerta del recreo, pero igualmente estaba cerrada y se oían ruidos extraños que nos producían escalofríos.
—¡Estamos atrapadas, no podemos salir!
—Vanesa, tranquilízate, por favor—dije, resoplando.
—Tranquilizaros las dos, que seguro que esto no es más que una broma de mal gusto—nos tranquilizó Aria.
—¿Y si bajamos al cuarto de luz que está bajo las escaleras?
—Buena idea Judit. Vamos, Vanesa, que ya no puede pasar nada peor.
Caminamos, y bajamos por las escaleras, abrimos la puerta con un poco de esfuerzo. Entramos y, de pronto, la puerta se cerró dejándonos encerradas y de nuevo a oscuras.
—No podía pasar nada peor, ¿eh, Aria?—preguntó con sarcasmo Vanesa, fulminándola con la mirada.
—Vaya mierda…tss…alguien debería haberse quedado sujetando la puerta—dijo frustrada.
Aria nos ignoraba porque iba alumbrando toda la sala, se acercó donde estaban los interruptores generales de la luz y empezó a toquetearlos. De pronto, se produjo un chispazo seguido de la luz, encendiéndose y deslumbrándonos.
— ¿Estás bien, Aria?
­­­—Perfectamente—dijo, apoyándose en un cuadro.
Pero el cuadro se giró, haciendo perder el equilibrio a Aria y provocando su caída. Lo más extraño fue que en la pared se abrió una trampilla y soltamos una exclamación de sorpresa.
— ¿A dónde creéis qué llevará?—preguntó Vanesa, acercándose.
En el preciso momento en el que Aria iba a responder, se oyeron unos pasos acercándose hacia la puerta, ella nos miró nerviosa y nos apremió a entrar por la trampilla, luego se escondió detrás de la puerta, preparada para golpear a quien entrara.
-¡Aria, ábrenos!-exclamamos, pero oímos que la puerta se abría y guardamos silencio.
La puerta por donde entramos se abrió y se encendió la luz; en ese momento Aria saltó sobre el intruso, pero este paró el golpe y puso a Aria contra la pared, obligándola a soltar lo que llevaba en la mano. Él levantó la mirada, con la mano que tenia libre cogió la barbilla de mi amiga y se la levantó. Se miraron a los ojos durante unos largos minutos, había mucha tensión entre los dos; estaban en una posición muy sugerente, ella estaba contra la pared y él estaba muy cerca de ella, sujetándole la barbilla con una mano y con la otra aprisionando sus manos por sobre su cabeza. Vanesa y yo nos miramos y empezamos a reír muy bajito para que no nos oyeran, en ese instante se separaron.
— ¿Aria, qué haces aquí?­—preguntó Alec.
—Lo mismo puedo preguntar yo—dijo, soltándose y poniendo distancia de por medio.
—Pues, he llegado y no había nadie en todo el instituto, así que bajé para investigar y oí ruidos extraños aquí, por eso vine—Sonrió.
Aria se acercó hasta la pared y abrió la trampilla, salimos de ella y saludamos a Alec, luego ambos nos dijeron que volvamos a entrar para ir a investigar. Entramos y fuimos recorriendo el túnel, pero, cuanto más nos adentrábamos, oíamos ruidos y murmullos. Esto ponía a Vanesa muy nerviosa. Alec y Aria nos dijeron que descansáramos, mientras intentaban calmar a Vanesa que estaba muy asustada. Al rato, pudimos reanudar la caminata y llegamos hasta una puerta, intentamos abrirla pero no pudimos; Aria y Alec se miraron y asintieron, ella dio unos pasos para atrás y él se situó en la puerta, no entendíamos que iban a hacer.
Corrió hacia él y él hacia ella, a medio camino saltó y Alec la agarró del pie lanzándola contra la puerta, con el impulso logró abrirla y quedó agazapada en el suelo de la siguiente sala o corredor. Cuando ella se levantó, apareció una luz a su espalda, nos quedamos paralizados porque ella no se movía, se limitaba a mirar la luz. La luz se apago cuando llego a su lado y vimos que era Fernando, corriendo fui hacia él y lo abracé.
—Chicos que alegría veros, pensaba que estaba solo y atrapado.
—Sí, una suerte. Ahora vamos, tenemos que salir de aquí—dijo Aria, caminando.
—Esta chica no para nunca, ¿eh hermano? —le susurró entre risas a Alec.
Sacudió la cabeza y caminó rápido hasta alcanzar a Aria, mientras, nosotros íbamos detrás contándole a Fer lo que había pasado cuando lo encontramos. Al final del túnel vimos luz, corrimos hacia allí y nos encontramos al lado de la biblioteca, justo enfrente teníamos la puerta de salida ¡abierta! Corrimos hacia ella porque se estaba cerrando despacio. Aria y Alec, junto con Fer, sujetaron la puerta para que pudiéramos pasar todos. Se oyó un ruido, Vanesa y yo que estábamos fuera miramos hacia dentro,; Aria se estaba riendo, había sido ella quien nos asustó, pero luego sonó otro, una especie de siseo y no era Aria.
—Salgamos de aquí—apremió Aria, muy seria.
— ¿Ahora tienes miedo, Aria—preguntó con sorna Fer.
—Dejad la tontería para después y cruzad la puerta, no creo que aguantemos mucho mas—le cortó Alec.
Cruzó primero Fer y luego Alec tiró de Aria para cruzar los dos juntos, nada más salir las puertas se cerraron de golpe. De la oscuridad apareció alguien con una capucha negra, poco a poco se acercó a la puerta y lo único que pudimos ver fue su sonrisa malvada.
—La próxima vez no tendréis tanta suerte—dijo, con voz tenebrosa, mientras se fundía con la oscuridad.
Nos quedamos sorprendidos y un poco asustados a pesar de estar ya a salvo, o eso creímos nosotros. Me giré hacia Fer y le planté un beso en los labios, hacia mucho que deseaba hacer eso. Alec, Aria y Vanesa se abrazaron, bueno, más bien abrazaron a Vanesa que estaba histérica.
Fer y yo nos miramos, apartamos a Vanesa de la pareja y la fuimos tranquilizando nosotros. Mientras tanto, los integrantes de la otra pareja se miraban retándose con la mirada; Aria no cambiaría nunca. Por fin Alec le rodeo la cintura con su brazo y la acercó a él, luego le levanto la barbilla y le besó.
Todavía hoy no sabemos qué pasó con exactitud, ni si todo fue solo una pesadilla; lo que sí tenemos claro es que, gracias a eso, estamos con las personas que amamos.

4 comentarios:

  1. me ha gustado mucho!! :D
    la historia es interesante, tiene un buen ritmo, el momento de tension... divertido, jaja :P
    sigue asi, wapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja me alegri mucho de q te guate y el momento de tension bueno..es mi preferido ;)
      un beso

      Eliminar
  2. Me ha encantado la historia!! de principio a fin!! es muy buena sigue así!! :D

    ResponderEliminar

Este blog y sus historias viven de vuestro apoyo mediante los comentarios.
Expresad vuestra opinión, pero sin ofender
Besitos
Lydia

Tu esencia

El problema nunca fue escribir, fueron los sentimientos. Pero ¿qué haces cuando te quedas vacía? ¿Cuándo te da igual veinte que ochenta? C...