miércoles, 20 de febrero de 2013

Finalistas San Valentin y Capitulo 2 (El Clan)

Bueno mis lectores, aquí os traigo a los cuatro finalistas del concurso de San Valentin, a mi me gustan todos y como no soy capaz de tomar una decisión y para que no parezca favoritismo quiero que vosotros elijáis al relato o carta que os guste más. También os dejo un poco del Capitulo 2 (Los escritores) de El Clan, que esta publicado en http://vibrato22.blogspot.com.es/ espero que os guste y os paséis por su blog dejando vuestra opinión como siempre. El dia 24 de Febrero tendréis una bonita sorpresa (o eso espero)
Muchos besosCapitulo 2 Los escritores

La joven pareja se sentó en el reservado al fondo del restaurante, junto una ventana que daba a la playa, que estaba realmente hermosa a la luz de la luna. Lizzy se sentó frente a Alex quien había retirado la silla de la joven para que se sentara.
- Gracias - dijo ella.
- Un placer- dijo, sonriendo.
Se quedaron mirando un largo tiempo a los ojos, sin decir nada, en silencio. Pero no era un silencio incómodo... era un silencio de no hace falta decir nada. El camarero llegó para anotar el pedido. Una vez pidieron, se dedicaron a hablar, para ir conociéndose.
-Mira te voy a contar una anécdota muy divertida, de cuando yo era una niña.
-Venga, cuéntame-me sonríe y se le forman dos hoyuelos.
-Estaba un día con mis padres dando una vuelta por el centro de la ciudad, era un bonito día de invierno y faltaba poco para la nevada anual-le miro con ojos brillantes-adoro la nieve y el mar.
-Unos gustos contradictorios.
-Si bueno, pero no nos vayamos por las ramas que me pierdo.
-Normal, no eres un mono...bueno mona-dice con mirada picara.
-Enserio, tu sentido del humor es retorcido-sacudo la cabeza divertida.
-Lo mismo puedo decir del tuyo, que es peor aun-le guiña un ojo-bueno venga cuéntame la historia que tengo curiosidad.
-Está bien-miro por la ventana y dejo que mi mente viaje al pasado-Estaba el cielo despejado y no hacía demasiado frío, mis padres y yo nos sentamos en una cafetería para tomar un chocolate caliente y allí había una familia con un crío de mi edad supongo, era muy mal criado y estaba llorando porque no le compraban otro coche nuevo y tenia uno al lado nuevecito. Más tarde el destino quiso que me lo encontrara de nuevo, pero adulto y yo le llame niño mimado cada vez que se dirigía a mí, era un incordio y un chulo.
-Pues vaya idiota, parece.
-Parece no, lo es, o lo seguirá no lo sé, hace tres años que lo perdí de vista gracias a dios-dice mientras Alex sonríe.
- Bueno, ya que tú me has contado algo, sería justo que yo lo hiciera también.
- Me gustaría oírla- dice ella, sonriendo.- Aunque seguro que no es tan divertida como la mía.
- La mía quizás sea más... entrañable.
Hace tiempo... quizás tendría doce años más o menos... cuando solían obligar a los estudiantes a participar en obras de teatro escolares...
- No me hables de esa época- dice ella, resoplando.- Lo odiaba.
- No me interrumpas, querida- dice él, imitando un acento inglés.- El caso es que cuando finalizó la obra, mis amigos y yo nos cambiamos de ropa y tal, y seguimos viendo el resto de obras, para... me avergüenza decirlo, reírnos. Tocaba la obra de La Bella Durmiente, y nos estuvimos riendo hasta que vimos a Aurora, la princesa... WAW... si la hubieras visto... Pero todos siguieron burlándose de ella, y yo me enfadé y pegué al que era mi mejor amigo... me expulsaron del salón de actos, y cuando quise hablar con ella, me dijo que no le gustaban los niños bestias... Desde aquel día y durante mucho tiempo, intenté llamar su atención, sin obtener nunca respuesta... al menos la que esperaba. Llevo... pues creo que hará 3 años que no la veo.
- Lo siento- dice ella, cogiendo su mano.
- No importa... Conozco a alguien mejor que ella. – sonríe
Tras esto salen a bailar, mientras llega la cena. Todo el restaurante está pendiente de ellos. Lizzy apoya la cabeza en el hombro de Alex, mientras deja que la guíe por la pista. Nunca se había sentido tan cómoda con un chico... era como si fuera ella misma...
Alex sonrió tímidamente... su corazón latía con fuerza, se sonrojó ligeramente, tragó saliva y dijo:
- Oye, ¿sabes qué? No eres para nada como las demás chicas.
- ¿Ahora te das cuenta?- dice en broma.
- Antes dijiste que conocería a alguna otra chica...
- Si- dijo ella.
- No quiero conocer a otra... Quiero conocerte a ti. Y me gustaría seguir viéndote fuera de aquí, en casa.
levanta la cabeza y lo mira a los ojos durante unos largos segundos o eso le parecen a él.
-No creo que sea...posible.
-¿Por qué?
-Viajo mucho por trabajo y...
-Amigo, ¿me deja bailar con esta preciosidad?-le interrumpe Òscar.
-Oscar, ¿qué quieres?
-Bailar querida-sonríe malévolamente.
-Creo que no amigo, está conmigo.
-Cállate idiota y esfúmate-dice con tono amenazante.
Oscar golpea con el codo a Alex, tirándolo al suelo y coge con fuerza a Lizzy.
(MAS EN Vibrato)Así es la espera Vibrato & Arpegio

Tengo una pregunta 
Que necesita respuesta 
Si la retengo más tiempo
Estallará en mi cabeza
Espero que tú hermano
Puedas aconsejarme
Se me va de las manos 
Mi fuerza hasta helarme
Temo no encontrar 
Nunca lo que busco. Llorar,
Cada noche, el deporte favorito. Mamá,
Tus sabias palabras ayudaban
Pero no decían la verdad
¿Por qué el amor tarda
Tanto tiempo en llegar?
Personas sin merecerlo lo viven a diario 
Mientras yo, cada vez más solitario
Y estar solo jode mucho, quiero saber
Como es besar coger de la mano y sentir su piel
¿y, por qué los capullos se las llevan a todas?
Se ve que lo bueno está fuera de moda

Esta es ahora tu realidad
En la que cada noche te abriga la soledad
La verdad, es que no hay res puesta para eso del amor
Solo se que es una emoción
Una combinación de alegría, locura y dolor
El olor de la felicidad te parece lejano
Pero algún día irás caminando junto a ella de la mano
Hermano, se que crees que lo digo por animarte
Pero se que ahí fuera existe esa chica que desea encontrarte 
Realmente no se cuanto tiempo tendrás que esperar
Pero imagino que la espera merecerá la pena
Que pronto estarás con ella y sus labios besar 
Y pensar que es lo mejor que te ha pasado en la vida 
Saber que en la estación de tu corazón 
Tendrá hora de llegada pero no de salida.Carta Elena Knight

Querida amiga:
En esta carta quiero contarte toda la verdad sobre mis sentimientos, que no han cambiado desde el día que te conocí y nos hicimos los mejores amigos. ¿Te acuerdas? Lee atentamente, por favor.
El amor se describe de distintas formas y palabras, pero ninguna es suficiente para abarcarlo todo. Cada persona opina diferente sobre ese sentimiento tan extraño y en ocasiones, doloroso, alegre, desesperante, hermoso, mágico y horrible. El amor nos puede hacer parecer que estamos en las nubes, como tan pronto en un pozo oscuro del que no podemos salir…
Los científicos lo describen como una reacción química, de tus hormonas, con algo de otra persona, se cree que es el olor corporal, pero no es seguro porque cuentan otras cosas como el físico, la personalidad, la voz y la educación. El caso es que "el flechazo" existe biológicamente y no te puedes deshacer de él cuando quieras, te quedas colgado ya está.
 Para una persona enamoradiza es un no tengo ganas de comer, ni de estudiar, ni ganas de hablar con nadie, solo de pensar, hablar y estar con esa persona, la sensación de estar colgada es tan cegadora que aunque te rechacen no sufres, porque cualquier cosa esta bien, duele pero no tanto y se pasa con los meses, pero algo te queda en el cuerpo para siempre. Quisiéramos poder controlarlo, pero no se puede, aparece, te cuelgas de alguien y no ves más allá, ya puede ser un gnomo, un monstruo o un ángel. Vendrá el flechazo  y verás que mal se pasa si no te corresponden y que bien si lo hacen, aunque te quedas atontada en ambos casos. Siempre está el pensamiento positivo que es, el que te rechaza hoy te busca mañana y al revés.
Para una persona que no cree en el amor, que no lo comprende, piensa que eso es de ciegos, acierta porque el amor no entiende ni de edades, ni razas, ni culturas, pero cuando ves a esa persona, la tienes a tu lado, te da igual que se acabe el mundo mientras sigas a su lado, es un sentimiento hermoso cuando lo comprendes y lo sientes. Al enamorarte ya no es la tierra la que te mantiene, sino la persona a la que amas.
 Tal vez no pueda expresar todo el amor que siento por ti en esta carta, porque no es suficiente.
Yo he acabado cayendo a su embrujo gracias a ti, tú eres esa persona especial a la que mi corazón eligió hace poco tiempo. No quiero comprender lo que siento, no quiero pensar si es lo correcto o no, solo quiero ver tu sonrisa siempre, esa que alegra mis días, con tus tonterías y locuras, pero no me abandones, porque estoy seguro de que no podría soportarlo, ya sentí una vez que te escapas de mi vida y lo pase realmente mal, pensando que no te volvería a estrechar entre mis brazos, pero por alguna razón abriste los ojos y me sonreíste volviendo a enamorarme, tal vez sea amor, tal vez no, a mí solo me importa que sea lo que sea sirva para vivir una vida felices sin dañarnos, sonará pobre pero no hay palabra que exprese mayor sentimiento que un Te quiero y quiero pasar la eternidad contigo.
Tal vez esta carta te deje indiferente o la tires porque no quieras saber nada de mí. Pero yo no estoy con esa chica porque la quiera, sino que mi hermana me pidió que saliera con ella durante el verano, pero no significa nada para mí, te lo digo enserio.
Espero que puedas confiar en mí y que no te alejes, solo te digo que cuando me necesites aquí estaré y cuando quieras que me incorpore al trabajo me avisas, que estaré encantado de volver porque no aguanto más en la gran manzana de Nueva York.
Siempre tuyo y te quiero
Drake Van Derbon
Fallen Kristy

“Fallen”
En 1314...
Todos los templarios fueron quemados injustamente en la hoguera, la iglesia quemó al último Gran
Maestre de estos en 1314 creyendo que acabarían con ellos para siempre pero no fue así.
Los templarios fueron nombrados por la iglesia como su ejército pero antes de esos eran personas
que ayudaban a otros necesitados y esto siguió así incluso después de que esta los nombrara su
ejército, por esto mismo fueron quemados aunque lo nieguen, el pueblo amaba más a los templarios
que a su propio rey y al papa y eso a ellos no les convenía, por lo que decidieron acusarlos de
herejía y robo de las arcas del rey y así librarse de ellos.
Los Templarios siempre fueron fieles creyentes de que Cristo no murió en la cruz y que se casó con
María Magdalena, a la cual hacían muchos regalos en su nombre y a la que apreciaban muchísimo.
Tanto que cuando llego el momento está les ayudo, ¿cómo? Pues voy a contaros la historia, pero
ella no es la protagonista sino el apoyo de nuestros protagonistas, aquí comienza una historia de
amor, odio y retos difíciles.
Como ya hemos dicho, la Iglesia creyó haber acabado con la orden cuando se quemo a su último
Gran Maestre pero su hija María sobrevivió y los hijos de muchos de los caballeros de la orden
también, todos consiguieron unirse y huir juntos. Sabían que por ahora estarían a salvo hasta que la
Iglesia se enteraran que estaban vivos, entonces irían a por ellos. María antes de huir vivió como
quemaban a su padre esto le hizo llenarse de irá y querer vengarse pero entonces recordó las últimas
palabras de su padre “Huye María, huye, no dejes que te cojan y vuelve a unir la orden, aunque seas
mujer sabrás dirigirlos como yo he hecho, y recuerda la venganza nunca es la solución, solo
defenderos de ellos no dejéis que os cojan y os maten, no dejéis que os impidan ayudar a los
inocentes, continúa con el legado de los templarios hija mía.” Y así seria, pero ella no fue la única
que vio como quemaban a su padre y los demás templarios, a parte de la masa de gente del pueblo
que observaban como quemaban a sus protectores, sino que desde muy alto, María Magdalena
también lo observaba y no podía evitar llorar, les daba tanta pena esta injusticia que decidió ver a
Dios y hablar con él. Magdalena llegó al trono de Dios y con gran pena y lágrimas en los ojos le
dijo: - Mi señor, como has podido permitir que maten a esos hombres tan buenos, que ayudaban y
defendían a los inocentes, que también eran padres y abuelos, hijos, nietos y sobrinos a la vez de
otros, porque permites que haya tanto dolor. Además también eran fieles servidores tuyos y no de la
Iglesia, ¿por qué pagan justos por pecadores, mi señor? -Magdalena, ahora estos fieles servidores
están en paz y no sufrirán más, hay que morir para dejar sitio a otros, querida miá. - Pero no es
justo, ¿qué será de la orden, de sus hijos y del pueblo ahora? - Lo ha de ser, ha de ser. ¿Acaso tienes
otra solución? -Si, si me lo permite me ofrezco ser la patrona de la orden y velar por los hijos y la
continuación de esta, pero no solo eso quiero que uno de tus arcángeles también sea su patrón, que
baje a la tierra y les enseñe a luchar y a usar la magia para defenderse, quiero también que algunos
de tus ángeles se queden junto a ellos y velen por ellos y los adiestren en la lucha y la magia. -
Magdalena, me pides demasiado, coge al arcángel que quieras, pero solo te dejare llevarte a cuatro
ángeles, ninguno más y atenta, no quiero que ningún humano se enamore de un ángel, si uno de
estos llegaran a enamorarse y con un solo beso, ese humano moriría quemado vivo como fueron sus
antecesores y el ángel condenado a ver ese castigo y más tarde ese ángel seria expulsado del cielo
para siempre. Esas serán las consecuencias, tampoco quiero que se use la magia en beneficio
propio, eso también se pagara con el castigo de la expulsión de la orden y la ceguera hasta el día del
fin, ¿todo claro? -Si mi señor. -¡Ah! Magdalena, ahora son tu responsabilidad, tuya y del arcángel
que escojas. -Claro mi señor así será, muchas gracias por tu benevolencia.
Magdalena fue ha hablar con todos los arcángeles y ninguno quería bajar a la tierra para hablar con
estos y formarlos porque requeriría de bajar siempre que fuera necesario y mantener informada a
Magdalena, hasta que por fin, mientras Magdalena le preguntaba a Rafael y este se negaba, un
arcángel escuchaba atentamente toda la información y cuando vio que su hermano se marchaba y
esta suspiraba tristemente se acerco y le dijo por la espalda: - Magdalena te veo muy preocupada y
no entiendo porque, ya deberías saber amiga miá que deberías haberme preguntado a mi desde el
principio, ya sabes que te diría que si y bueno si no te importa antes de que me lo ofrezcas acepto.-
¿De verdad? ¿Estas dispuesto ha bajar a la Tierra siempre que sea necesario y volver a informarme?
-Pues claro, parece mentira que me conozcas. - Pues entonces ya tengo arcángel, muchas gracias
Gabriel, pues en cuanto puedas coge a cuatro ángeles y ve a la Tierra y dile a esos jóvenes todo lo
que te voy a decir.
Gabriel bajo a la Tierra y se reunió con todos los jóvenes templarios, les enseño a usar la magia,
como luchar y como invocarle cuando fuera necesario y cuatro ángeles se quedaron con ellos para
siempre, aunque un siglo después cada un siglo los cuatro ángeles cambiarían para evitar problemas
entre ellos mismos.
En la actualidad...
Con el paso de los siglos los templarios se habían ido dispersando aunque se reunían un par de
veces al año, la iglesia ya había dejado de perseguirlos y estaban tranquilos, Gabriel como le había
cogido cariño acudía a estas reuniones, pero en especial le había cogido cariño a la actual Gran
Maestre, de la cual sus padres habían fallecido en un accidente y este decidió criarla como si fuera
su hija, por lo que apenas iba al cielo y siempre estaba en la tierra cuando de ella. La actual Gran
Maestre se llamaba Aurora, aunque todos la llamaban Aury, era alta, fuerte y luchadora con unos
ojos verde mar preciosos y un cabello castaño con mechas doradas, con una destreza impresionante
para la lucha cuerpo a cuerpo y a distancia y una gran habilidad para la magia, ya que se había
criado con un arcángel y un ángel. Actualmente Aury vivía en Florencia y era policía, con lo que
daba provecho a sus habilidades.
Pero ahora no todo era tranquilidad, Aurora llevaba luchando con unos sentimientos que la invadían
desde los 16 años hasta sus actuales 27 años. Quería evitarlo pero no pudo, el lo sabe, ella lo sabe,
pero aun así se tratan como si no sintieran nada, todo para poder proteger sus vidas, Aurora de había
enamorado del ángel con el que había pasado toda su vida junto al arcángel que llamaba papá, hizo
todo lo posible para que ese amor solo fuera fraternal y jamas fuera mas allá de eso, pero no fue
posible, estaba enamorada de él, los ángeles no tienen cuerpo solo son energía por lo que para estar
en la tierra requieren de un cuerpo, por lo que escogen a un humano y le piden permiso para utilizar
su cuerpo o se apoderan del cuerpo de un recién fallecido. El ángel del que estaba enamorada Aury
era el ángel que decidió quedarse con Gabriel para velar por ella, se llamaba Cassiel y este cogió un
cuerpo de un joven recién fallecido que murió en un accidente de coche en Atenas, era alto, de
constitución atlética, de ojos azules oscuros y pelo castaño, era divertido y cariñoso, tenía todo lo
que Aurora quería en un chico, solo que este chico era imposible porque era inmortal y si intentaba
relacionarse con el moriría quemada y el seria desterrado para siempre del cielo y condenado a ser
mortal. Por esto ambos dejaron de hablarse y verse, incluso cuando ella tenía 20 años el se marcho y
desde entonces no ha vuelto a saber nada de él pero no ha dejado de pensar en él.
Cassiel sentía lo mismo por ella y aunque ella pensaba que se marcho y nunca volvió se equivocaba,
nunca se marcho se quedo junto a ella pero de forma que ella no le viera ni notara su presencia
nunca para que no ocurriera nada y ella intentara olvidarle. No fue así, ella no dejaba de pensar en
él y él cada vez que se detenía a observarla y cuidarla se enamoraba más de ella, ¿creéis que los
ángeles no se enamoran? Pues al parecer si, ha pasado tanto tiempo con los humanos que han
empezado a sentir como ellos, una debilidad para ellos quizás o los hará más fuertes, no se sabe
debido a que la primera norma es que un ángel y un humano no podían estar juntos como pareja
jamás porque si llegaban a tener hijos este seria un nephilim, mitad humano mitad ángel y eso
rompería el equilibrio de la tierra y si esos poderes eran usados para el mal, todo la raza humana,
incluso la tierra podía desaparecer, por lo que para evitar esto fue puesta esta norma, aunque en el
pasado unos templarios se la saltaron y casi pasa esto, aunque no siempre tendría que acabar así, a
Aurora antes de que muriera su madre, esta le contaba una historia de amor muy bonita que para
evitar la historia anterior otra pareja de templario y ángel se enamoraron y acabo bien, pero esa es
otra historia demasiado larga para contar aquí y ademas Aurora nunca supo como esa pareja
consiguieron librarse del castigo impuesto por no cumplir la norma principal de la orden. En fin
volvamos a la historia que nos ocupa, Cassiel no aguanto mas estar de simple observador y cuidador
por lo que un día que Gabriel tuvo que volver al cielo a resolver unos asuntos, decidió aparecerse
ante Aurora y hablar con ella.
Aurora estaba sentada en el sofá junto a la chimenea leyendo un libro tranquilamente cuando de
repente, empezó a notar la presencia de alguien en la casa, puso el libro sobre la mesita que tenia
delante y se levanto, se dirigió lentamente y en guardia hacia la entrada, pero no vio a nadie por lo
que decidió volver al sofá pensando que eran imaginaciones suyas, cuando al entrar en el salón vio
que el sillón que había justo delante del sofá había alguien sentado en el y no era su padre Gabriel
sino Cassiel. Cuando se dio cuenta de quien era no estaba segura de lo que hacer, por una parte
quería correr junto a el y besarle y abrazarle, pero sabia que no podía hacer eso, así que le saludo
cordialmente mientras se dirigía al sofá y se sentaba en este sin perder de vista a Cassiel, este a la
vez tampoco la perdía de vista y la miraba fijamente a los ojos. Un silencio ensordecedor inundaba
la sala, solo se miraban, nadie decía nada hasta que Cassiel decidió romper ese silencio
ensordecedor. - Hola Aury, ¿qué tal te va todo? - Muy bien, ¿y a ti? - Pues bien, he venido porque
tengo que hablar contigo sobre un asunto muy importante que nos atañe a ti y a mi, y sabes muy
bien que tema es. - Se perfectamente que tema es Cassiel pero no hay nada que hablar esta
prohibido y no puede ser, moriríamos los dos, no podemos permitirlo. - Lo se pero no puedo vivir
sin ti, Gabriel me dio dos opciones cuando vio que lo que sentíamos el uno por el otro cada vez era
más grande, marcharme o quedarme invisible a todos tus sentidos y elegí el segundo porque no
podía estar sin ti Aury, además tu tampoco has dejado de pensar en mi, lo sé, no te he visto con
ningún otro chico, ni siquiera los miras ni hablas con ellos. Aurora al oír eso se enfado un poco
y pensó que como podía haber sido capaz de estar siempre a su lado sin que ella lo supiera, pero por
otra parte le gusto saber que nunca se pudo alejar de ella, al oírlo todo le dijo: - Cassiel se que nos
queremos y una parte de mi esta enfada contigo por no haber dado señales de que seguías aquí, te
eche mucho de menos y me dolía pensar que jamás volvería a verte, pero mi enfado se va al saber
que nunca te pudiste alejar de mi, pero esto no puede ser Cassiel y lo sabes, es totalmente
imposible. Una lágrima cayó por el rostro de Aurora, Cassiel se levanto y se arrodillo delante de
ella y limpiándole la lágrima que caía por la mejilla de su amiga, confidente y amada desde que la
conoció. Mientras todo esto ocurría Gabriel se encontraba en la cocina que estaba junto al salón y lo
escuchaba todo, no pudo evitar enternecerse con esto y sentirse mal por parte de Aurora, la quería
mucho, gracias a ella consiguió entender que siente los hombres cuando son padres y saber lo que
es eso y como padre tenía que hacer algo para que su hija fuera feliz y no viviera con una tristeza en
su interior para siempre. Gabriel recordaba que hace unos años, de echo recordaba lo que ocurrió
con la abuela de Aury y esto tenía una solución que en su momento no fue para nada sencilla debido
a que ocurrió en un momento de una batalla decisiva y también otros obstáculos que hubo en ese
momento, pero ahora no había esos obstáculos por lo que podría ser mas sencillo aplicar esa
solución. Entonces Gabriel decidió entrar en el salón e interrumpir la conversación de la pareja,
cuando Gabriel entró en salón, Cassiel se asustó creía que le atacaría o algo, Aurora se puso en pie
de un salto debido al susto que se llevo al ver a Cassiel reaccionar como reaccionó, Gabriel se puso
en el centro de la sala junto a ellos, todos se miraban unos a otros, la miradas de Cassiel y Aurora
era asustada en cambio la mirada de Gabriel era tranquila.
Todos se miraban, la pareja desconcertada y el arcángel como tal se mantenía compasivo, sereno y
tranquilo, hasta que empezó ha hablar. - Necesito haceros una pregunta muy importante a la que me
tenéis que contestar con total sinceridad y sin miedo alguno, ¿os amáis de verdad? Porque si es así
yo tengo la solución para que estáis juntos para siempre, pero después no podéis arrepentiros porque
nada podrá volver a ser como era antes.
Ahora los dos estaban aun mas desconcertados que antes, desde que ambos sabían las normas de la
orden creían que no había solución alguna para poder estar juntos, Cassiel no sabia a lo que se
refería Gabriel porque el fue mandado a la tierra mucho después de lo ocurrido con la abuela de
Aurora y ningún ángel del cielo ajeno a los templarios sabe nada de ellos y aunque este fuera
destinado a cuidar de ellos no tenían porque saber nada de lo ocurrido anteriormente, toda la
historia completa de la orden solo la sabían Dios, Magdalena y Gabriel, así todos los secretos
estaban a salvo de cualquier cosa que pudiera ocurrir.
A Cassiel le podía tanto la curiosidad que pregunto antes de que lo hiciera Aurora, - Creí que estaba
totalmente prohibido la unión entre un ángel y un humano, que esa unión se pagaría con la muerte
del templario y el destierro y condena a la vida mortal del ángel. -Claro que hay solución, cuando se
encontró en su momento fue muy difícil llevarla acabo por las circunstancias que nos rodeaban pero
ahora mismo debería ser muy sencillo llevarlo acabo. Esta solución la encontró un ángel que se
enamoro de una templaria concretamente los abuelos de Aurora... __ Entonces Aurora interrumpió a
Gabriel.__ - Espera ¿estas diciendo que mi abuelo fue un ángel? Entonces como sobrevivieron al
castigo que se impone por esa unión. - Si no me interrumpieras lo sabrías querida, la norma prohíbe
la unión de un templario con un ángel, pero hay otra norma que no conocéis que prohíbe a un ángel
caído ya humano la unión con un templario, por lo que la solución seria primero que Cassiel dejara
de ser un ángel, arrancarle su gracia, de lo que me encargaría yo una vez me concedieran el permiso
para hacerlo y segundo tu tendrías que reunir a todos los templarios en una asamblea y dimitir de tu
cargo de Gran Maestre y renunciar a ser templaria y una vez hecho todo eso sois libres de estar
juntos para siempre, bueno hasta que la muerte os separe. Después de esta última frase Gabriel hizo
una pequeña mueca de sonrisa, por lo de hasta que la muerte os separa y porque su hija podría ser
feliz y no sufrir más por amor.
-¿Así de simple? Entonces, ¿por qué fue tan difícil para los abuelos de Aurora?
-Porque fue una época de guerra y hubo muchos obstáculos para lograr todas estas cosas, pero eso
ya es otra historia y muy larga Cassiel y que ya os contare otro día y en otro momento. ¿Lo vais ha
hacer entonces?
- Eso ni se pregunta papá, claro que si, ahora mismo voy ha hacer unas llamadas y convocar a todos
los templarios a una asamblea general en la que se reúnan absolutamente todos, además creo que ya
tengo a la sustituta ideal. Me sustituirá Teresa, ademas en realidad si el puesto de Gran Maestre
fuera por orden de descendencia le tocaría a ella ya que es la descendiente de Jacques de Molay y
no a mi.
- Cierto, pero el orden rotatorio se hizo aprovechando que los anteriores maestres tuvieron
descendencias así se podía seguir su mismo orden, si Arnaud de Torroja fue el noveno Gran Maestre
estaba claro que tu abuela debía ser la Gran Maestre pero al renegar los demás el cargo ha llegado
hasta a ti, así que lo justo sería que le diera el puesto a Michelle ya que él es él descendiente de
Robert de Sablé, aun no le toca a Teresa. Lo que puedes hacer es ofrecerle el puesto a él y si no lo
quiere pues se lo ofreces a Teresa. Bueno mientras tu haces eso yo voy ha hacer lo que tengo que
hacer para Cassiel.
-Será lo que haga, voy a llamarlos. Nos vemos donde siempre nos reunimos.
Aurora y Cassiel no cabían en si de felicidad, por fin estarían juntos. Después de dos semanas todos
los templarios estaban reunidos en una sala gigante de la que en las paredes colgaban todos los
escudos de los 23 Gran Maestre que formaron los templarios hasta su quema en la hoguera y así
había quedado ya que siempre mandaban los descendientes de estos. Todos los descendientes de los
23 Gran Maestres y sus hijos estaban sentados en una mesa redonda inmensa en la que todos se
veían las caras y todos podía hablar con todos, el resto de templarios estaban sentados en sillas que
habían alrededor de la mesa y justo en el centro de la mesa, de pie se encontraba Aurora
preparándose para hablar cuando se ordenara silencio entre todos los presentes en la sala. En la sala
también estaban Cassiel y Gabriel junto a los otros tres ángeles guardianes de los templarios,
esperando a que Aurora hablara y se nombrara el Gran Maestre. Después de eso Gabriel se llevaría
a Cassiel a otro lugar en el que en presencia de los tres ángeles guardianes este le daría el relevo a
otro ángel para que ocupara el puesto del cuarto ángel guardián y acto seguido le arrancaría su
gracia y se convertiría en un simple mortal, un simple mortal que podría estar junto a la chica de la
que se había enamorado hace muchos años atrás, a la que había intentado olvidar pero nunca pudo,
la chica a la que haría feliz todo lo que durara su vida como mortal e incluso una vez acabada esa
vida mortal, si el moría antes que ella la esperaría para poder reunirse con ella y seguir con ella
incluso después de la muerte. Ella era la mujer con la que quería estar eternamente.
El proceso para arrancar la gracia de un ángel era muy doloroso, no todos sobrevivían muchos
morían en el proceso y otros morían una vez finalizado el proceso, pero esto no acobardaba a
ninguno de los dos, Aurora tenia la certeza de que todo iba a salir bien y Cassiel sabia que no
moriría porque la razón para no morir era ella, tenia que pasar la eternidad con ella y si moría la
espera seria demasiado larga, así que tenia que sobrevivir para que la espera se produjese dentro de
muchos años después y poder aprovechar toda la vida mortal junto a ella.
Una vez se hizo el silencio en la sala Aurora comenzó a hablar y ha explicar porque los había
reunido a todos ese día y porque la urgencia de ello, entonces nombro al nuevo Gran Maestre, que
después de muchos años por fin al que le correspondía mandar aceptó su cargo y el orden de
mandato volvió a la normalidad, después de que los descendientes del noveno Gran Maestre
mandaran por casi tres generaciones consecutivas; así Michelle ocupo su puesto entre los templarios
y todos los presentes aceptaron la dimisión de Aurora y a su nuevo Gran Maestre. Una vez acabada
la reunión todos le mostraron su alegría hacia ella por lo que había conseguido y le desearon lo
mejor y que la echarían de menos, todos se despidieron de ella, entonces Gabriel se llevo a Cassiel y
a los tres ángeles guardianes para llevar a cabo lo último que quedaba por hacer para que esta pareja
fuera feliz. Cassiel le paso todo la información e información al nuevo ángel que ocuparía su
puesto, una vez hecho, Cassiel se coloco en el centro de una inmensa sala y en el centro de un
símbolo enoquiano, entonces los cuatro ángeles lo rodearon a unos metros de distancia ocupando su
lugar en el signo y Gabriel justo delante de él, este comenzó a recitar una serie de palabras que
ningún ser humano entendería porque era el idioma de los ángeles, el enoquiano, y de repente un
dolor muy agudo comenzó en su pecho, dolor que cada vez seria mas fuerte y que comenzó a
recorrer todo su cuerpo y a brotar una luz intensa azul de él. Cada vez el dolor era mas
insoportable, no solo sentía que su gracia salia de el, sino que también notaba como se le escapaba
la vida, pero no dejaba que esta se fuera porque pensaba en Aurora y en todo lo que tenia que vivir
con ella. Cada momento que pasaba también dejaba de entender las palabras de Gabriel, era buena
señal quería decir que ya estaba dejando de ser un ángel y era mas humano.
Una vez acabado el proceso Cassiel cayó en un sueño muy profundo, Gabriel se lo llevo a la casa de
Aurora, el arcángel dejo al nuevo ser humano inconsciente en el sofá y Aurora corrió hacia
poniéndose de rodillas a su lado. Aurora lloraba y acariciaba el rostro de su joven amado que yacía
inconsciente, rogándole que despertará que tenían que vivir una larga vida juntos y viajar por todo
el mundo. Entonces Cassiel comenzó a abrir los ojos poco a poco le dijo a Aurora que viajarían por
todo el mundo cuantas veces quisiera ella. Aurora feliz hizo lo que estaba deseando ha hacer y que
por fin pudo, besarle. Cassiel ya no era un ángel sino un ángel caído, era humano aunque aun tenia
alguna pequeña habilidad como por ejemplo aprendía muy rápido lo que le sirvió para poder
dedicarse a algún trabajo.
Aurora y Cassiel viajaron por todo el mundo como ella quería hasta que al final decidieron quedarse
a vivir en una casita en medio de la montaña, aparatada de la ajetreada ciudad en Austria, allí a unos
pocos kilómetros tenían un pueblo en el que tenían todo lo que necesitaban, un supermercado para
comprar comida, una comisaria en la que Aurora trabajaba como inspectora jefe, un pequeño
hospital en el que Cassiel trabajaba como enfermero, un colegio para sus dos hijos pequeños
Gabriel de 6 añitos y Crystal de 10 años y un instituto para su hijo mayor Donatello de 14 años. Sus
hijos si serian templarios, claro a no ser que se enamoraran de un ángel.
(Espero sus votos y que elijan a su ganador)
Muchos besos
Lyd Macan



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog y sus historias viven de vuestro apoyo mediante los comentarios.
Expresad vuestra opinión, pero sin ofender
Besitos
Lydia

Tu esencia

El problema nunca fue escribir, fueron los sentimientos. Pero ¿qué haces cuando te quedas vacía? ¿Cuándo te da igual veinte que ochenta? C...