domingo, 10 de febrero de 2013

Novedades concurso San Valentin

Bueno chic@s por ahora solo he recibido cinco relatos para este concurso y éste acaba el día 11 de Febrero, es decir, mañana lunes, yo espero que os de tiempo a enviar vuestros relatos o cartas, mientras yo os dejo aquí los primeros relatos para que los leáis, en cuanto reciba más los subiré.
Besos
Lyd Macan

Rafa Baena "El mejor día"

El día no podía ir peor...
Empezó con la lluvia, que caía haciendo sonar una melodía al tocar las distintas superficies. Odio la lluvia... me produce tristeza desde siempre...
Además, ¿qué hacer en los días de lluvia? No puedes salir con los amigos...
Lee un libro, me decían. Y si, me gusta leer, y es una buena idea para los días en casa, pero aquel día... no me apetecía estar en casa... Algo me decía que tenía que salir...
Así que sin pensarlo mucho me vestí, y me puse las zapatillas de deporte, rompiéndose la izquierda.
-Mierda- exclamé.
Bajando las escaleras, me tropecé con uno de los juguetes de mi hermana pequeña, casi rompiéndome el cuello.
-¡María! ¡Ten más cuidado con tus cosas, leche!
Desayuné un vaso de zumo totalmente rápido (tan rápido que casi me atraganto) y salí a la calle con el paraguas abierto.
A los 10 pasos dejó de llover... Solté una maldición.
Desde siempre había tenido muy mala suerte... pero aquel día me estaba superando...
Pero quizás fue esa mala suerte y esa facilidad para los problemas lo que hizo que aquel día mi vida mejorase por completo.
Os contaré un poco...
Desde que la conocí, hace 6 años, estaba enamorado de Helena, una compañera de clase. Pero ella no me hacía ningún caso. Siempre prefería irse con los chulitos de clase, los más musculosos, los "tíos buenos", en otras palabras...
En estos 6 años, quizás si hubiera intercambiado alguna palabra con ella, pero nunca le comenté nada, aunque seguro que ella lo sabría (seguro que notaría mi voz ronca, mis piernas temblonas, etc)
Bueno el caso es que los que eran los chulos de clase, lo seguían siendo, pero ahora, además, eran unos verdaderos cabrones...
Aprovechaban cualquier oportunidad para golpear a cualquiera... y cualquiera solía ser yo.
Ella... seguía siendo guapa, sí, pero era muchísimo más que nunca: una hermosa melena azabache hasta la cintura, unos ojazos verdes, enormes, un hermoso cuerpo...
Y además una gran simpatía, una inteligencia abrumadora y una hermosa sonrisa.
Bueno el caso es que cuando me vieron los chulos de clase, se rieron de mí (cosa que ya era normal, de hecho), pero como siempre, agaché la cabeza y me largué.
Me crucé con Helena, me sonrió, casi me caigo al suelo al ver eso...
Conseguí a duras penas devolverle la sonrisa y siguió de largo.
Todo pudo terminar ahí. Una sonrisa y adios muy buenas.
Pero el destino es caprichoso.
El destino reservaba algo para mí aquel día.
Justo entonces ellos empezaron a decirle cosas, cosas horribles, ella empezó a decir que la dejaran en paz, pero ellos no callaban. Entonces ella soltó un grito.
Me giré.
La habían rodeado, y uno de ellos la sujetaba, mientras los otros dos la besaban y tocaban...
Una rabia enorme se apoderó de mí, nunca me había sentido como aquel día.
Empuñé el paraguas como una espada, corrí hacia ellos y golpeé con todas mis fuerzas al que sujetaba a mi Helena.
Lo bueno: la soltaron.
Lo malo: recibí una paliza en la que fui ingresado 3 semanas...
Pero no pasa nada. Porque el que empezó siendo el peor día de mi vida, se convirtió en el mejor...
Helena no se separó de mí en todo aquel tiempo... Por fín fui capaz de hablar con ella, hablar bien, con palabras claras.
Y no sabéis lo mejor: le gustaba a Helena desde todo el tiempo...
Desde entonces, salgo con ella, y llevamos 7 años juntos. Hoy le propondré matrimonio.
No subestiméis los días... Porque el que empieza siendo el peor día de tu vida, en un momento puede convertirse en el mejor.
Daniel de Culla. Cartas de amor.

Concurso San Valentín

Mi precioso amor de Daniel,

Esta es mi oportunidad de decirle al mundo lo afortunada que soy de haber encontrado un hombre increíble como tú. Me dirijo a usted esta carta para demostrar el aprecio de todas las cosas que has sido para mí, y me has mostrado. Gracias por amarme ninguna manera alguien ha intentado alguna vez. Gracias por conocer todas las pequeñas cosas que significan mucho para mí. Gracias por entender que tú y yo necesitamos tiempo para divertirse juntos, hacer el amor, hablar y pasar tiempo juntos. Por todo lo que son, y significas para mí y todo lo que estoy haciendo porque estás en mi vida ... gracias mi querido Daniel!
Haré cualquier cosa que pida, siempre y cuando te prometo que nunca me dejes. Sin ti, mi corazón parece vacía e inútil. Te necesito, te quiero, y te amo, y como en toda mi vida y más allá.
Por favor, necesito que me ayudes con 300 dólares de Estados Unidos para que me acercara. Realmente necesito conocerte ahora por la gracia de Dios. Por favor, me aseguro de que yo pueda darle los detalles que utilizará para mandarme el dinero. Estoy orando por sus buenas noticias.
Atentamente,
Xena

Mi querido Daniel,

Te quiero más y más con cada día que pasa. Y eso me alivia saber que cuando se acerca mañana, que yo te amo más que ayer y mañana será más que hoy. Mi amor por ti no se puede medir sólo con palabras como "amor" no es totalmente expresar mis verdaderos sentimientos por ti. Cuando pienso en el amor que me recuerda a los milagros de la vida que sólo Dios puede producir. Al igual que las hermosas puestas de sol y los sonidos de la madre naturaleza que calman nuestros corazones y nos recuerdan de algo más grande de lo que podemos imaginar, en el que dos corazones se entrelazan y se convierten en uno. Como dos pájaros en amor que vuelan en armonía y parecen bailar con la gracia de Gene Kelly y la inocencia de un niño. Tú y sólo tú me has dado tanta esperanza y me han hecho comprender el verdadero significado de la vida. El verdadero significado de la forma en que un hombre debe tratar a una mujer y las verdaderas maravillas de por qué estamos aquí. Daniel, por favor acepte mi corazón como el suyo propio y escuchar el ritmo de dos corazones que laten como uno solo. Este es mi voluntad y mi razón de vivir, porque sin ti yo se derrumbaría al polvo. Ahora sé que los sueños de esa alma gemela verdadera es verdaderamente real y hasta ahora sólo había un cuento de hadas. Gracias por darme la oportunidad de darse cuenta de que no sólo hay un Dios, pero Él obra de maneras tan hermosas. Te extraño mucho y te necesito en mi vida. Por favor, que me ayude económicamente para que pueda venir y encontrarse con usted inmediatamente. Por favor, necesito su ayuda para hacer de este un sueño hecho realidad.
Amaré siempre y para siempre, Xena
Duele amar a alguien y no ser correspondidos,
pero lo que es más doloroso es amar a alguien
y nunca encontrar el valor para decirle a esa
persona lo que sientes.
Tal vez Dios quiere que nosotros conozcamos a
unas cuantas personas equivocadas antes de
conocer a la persona correcta, para que al fin
cuando la conozcamos, sepamos ser
agradecidos por ese maravilloso regalo.
Una de las cosas más triste de la vida es
cuando conoces a alguien que significa todo
y sólo para darte cuenta que al final no era
para ti y lo tienes que dejar ir.
Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra
puerta se abre, pero algunas veces miramos
tanto tiempo a aquella puerta que se cerró,
que no vemos la que se ha abierto frente a
nosotros.
Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta
que lo perdemos, pero también es cierto que no
sabemos lo que nos hemos estado perdiendo
hasta que lo encontramos.
Darle a alguien todo tu amor nunca es un seguro
de que te amaran de regreso, pero no esperes que
te amen de regreso; sólo espera que el amor
crezca en el corazón de la otra persona, pero si
no crece sé feliz por que creció en el tuyo.
Hay cosas que te encantaría oír que nunca
escucharás de la persona que te gustaría que te
las dijera, pero no seas tan sorda(o) para no oírlas
de aquella que las dice desde su corazón.
Nunca digas adiós si todavía quieres tratar.
Nunca te des por vencida(o) si sientes que
puedes seguir luchando. Nunca le digas a
una persona que ya no la amas si no puedes
dejarla ir.
El amor llega a aquel que espera, aunque lo
hallan decepcionado, a aquel que aun cree,
aunque haya sido traicionado.
A aquel que todavía necesite amar, aunque antes
haya sido lastimado, y a aquel que tiene el coraje
y la fe para construir la confianza de nuevo.
El principio del amor es dejar que aquellos que
conocemos sean ellos mismos, y no tratarlos de
voltear con nuestra propia imagen, porque
entonces sólo amaremos el reflejo de nosotros
mismos en ellos.
No vayas por el exterior, este te puede engañar,
No vayas por las riquezas, porque aun eso se pierde.
Ve por alguien que te haga sonreír, porque toma tan
sólo una sonrisa para hacer que un día oscuro brille.
Espero que encuentres a aquella persona que te
haga sonreír.
Hay momentos en los que extrañas a una persona
tanto que quieres sacarlo de tus sueños y abrazarlos
con todas tus fuerzas.
Espero que sueñes con ese alguien especial,
Sueña lo que quieras soñar; Ve a donde quieras ir;
Sé lo que quieras ser; Por que tienes tan solo una
vida y una oportunidad para hacer todo lo que
quieras hacer.
Espero que tengas:
suficiente felicidad para hacerte dulce,
suficientes pruebas para hacerte fuerte,
suficiente dolor para mantenerte humana(o),
suficiente esperanza para ser feliz
y suficiente dinero para comprar regalos.
Las personas más felices no siempre tienen lo
mejor de todo; solo sacan lo mejor de todo lo
que encuentran en su camino.
La felicidad espera por
aquellos que lloran,
aquellos que han sido lastimados,
aquellos que buscan,
aquellos que tratan.
Porque sólo ellos pueden apreciar la importancia
de las personas que han tocado sus vidas.
El amor comienza con una sonrisa, crece con un
beso y muere con una lágrima.
La brillantez del futuro siempre será basado en
un pasado olvidado.
No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir
tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón.
Cuando naciste, tu llorabas y todos alrededor
sonreían, vive tu vida de forma que cuando
mueras tu sonrías y todos alrededor lloren.
Tuya siempre,
 Xena 

El crepúsculo de los enamorados Polanco
              Ahora. No enciendas la luz.

     Tienes razón, quiero oscuridad. Oscuridad eterna.
ñ     No quiero salir de la habitación. Me da miedo.
ñ     Yo tampoco quiero salir. Estoy bien aquí. A tu lado.
ñ     No saldremos. Así no podrán hacernos daño.
ñ     Sí, no podrán separarnos nunca.
ñ     Estas temblando.
ñ     Sí.
ñ     Tienes los pies helados.
ñ     Sí, caliéntamelos.
ñ     Claro.
ñ     Quisiera poder parar el tiempo y que no dejara nunca de sentir lo que siento en este momento.
ñ     Que se pare el mundo que quiero bajar, para poder estar siempre contigo.
ñ     Te amo más que a mi vida.
ñ     Lo sé. Yo también. No quiero perderte.
ñ     No me vas a perder, me vas a ganar. Para siempre.
ñ     Me encanta como me haces el amor. Es tan dulce.
ñ     Eres tú… tu piel… su simple roce me conmueve. Quisiera llorar de felicidad.
ñ     Llora cariño. Desahógate.
ñ     Estamos embriagados de amor. Borrachos perdidos. No puede haber nada mejor.
ñ     No, no lo hay.
ñ     ¿Qué haces?
ñ     Encender una vela.
ñ     Sí, me gusta.
ñ     No quiero salir de aquí. Quiero confundirme con tu cuerpo entre las sábanas.
ñ     Contigo.
ñ     Contigo.
ñ     Dame un beso.
ñ     Dame cien.
ñ     Dame mil.
ñ     Sí.
ñ     Sí.
ñ     ¿Y los demás?
ñ     Lo entenderán.
ñ     ¿Escribiste la nota?
ñ     Sí, la dejé pegada a la televisión. Así, seguro que la ven.
ñ     Sí, nos quieren y lo comprenderán.
ñ     No me importa, solo me importas tú.
ñ     No quiero dejar de amarte, ni amar a otra, ni enfadarme, ni echarte en cara todo lo que hago por ti, ni olvidar tus senos, tus besos…
ñ     No. Por eso estamos obligados a congelar nuestro amor para que este dure para siempre.
ñ     Sí. Cuando está en su punto más álgido.
ñ     Nunca jamás te voy a querer más que ahora y no quiero quererte menos.
ñ     Ahora es cuando estoy más enamorado de ti.
ñ     Quiéreme mucho.
ñ     Siempre te querré.
ñ     No te abandonaré.
ñ     Lo sé.
ñ     Este es el momento que buscábamos.
ñ     ¿Por qué lloras?
ñ     Porque soy más feliz que en toda mi vida.
ñ     Estás muy guapa.
ñ     Toma. Esta es para ti.
ñ     Y esta para ti.
ñ     Quiero que seas tú quien lo haga.
ñ     Yo te lo hago a ti.
ñ     Y tú me lo haces a mí.
ñ     Adelante.
ñ     Sí.
ñ     No me dolerá, ¿verdad?
ñ     No, solo te dormirás en mis brazos.
ñ     Y tú en los míos.
ñ     Bésame.
ñ     Abrázame.
ñ     Ya va.
ñ     Sí. Ya lo siento.
ñ     Te quiero.
ñ     Siempre juntos.
ñ     Pégate a mí.
ñ     Búscame allá donde esté.
ñ     Te encontraré.
ñ     Amor mío.
ñ     Mi vida.
ñ     Para siempre.
ñ     Juntos.

Me quedo para siempre Jotadé

Gema salió disparada de su habitación cuando oyó como el timbre de su casa sonaba insistentemente. No esperaba visita, bueno sí, pero de nadie especial en realidad. Bajó corriendo, tan rápido que casi se choca con su hermana pequeña y la tira  escaleras abajo. La esquivó a una velocidad de vértigo, dio un salto en los tres últimos escalones y aterrizó en la puerta de golpe. Abrió. Un hombre gordinflón vestido de uniforme azul esperaba impacientemente en la puerta sosteniendo un paquete en sus manos. Parecía tener prisa así que sin decir ni mu Gema lo cogió, firmó y dejó que el hombre se marchara.
Volvió a su habitación y se sentó en la cama. Ella había estado esperando ese paquete desde hacía un mes ya y necesitaba abrirlo. Tenía demasiadas ganas de saber cómo le iba a él en París, la ciudad del amor. Por un momento dudó en abrirlo, había algo que la echaba para atrás, que la frenaba ¿y si todo era malo? ¿Y si no había nada? ¡Imposible! Él nunca mandaría una caja vacía, el no mandaría una caja mala, llena de noticias malas….la abrió. Estaba muy bien forrada en papel de terciopelo azul, olía a rosas, sin duda la había perfumado con algo, era suave, dulce, bonita…dentro de ella un sobre y otra caja un poco más pequeña pero no menos bonita que la anterior.

Una carta, ella sabía lo mucho que a él le gustaba escribir, se le daba bien, eso estaba claro. Siempre había intentado convencerle en que publicara sus obras y relatos, pero él, tan testarudo como siempre, no la hacía caso “soy malo en esto” decía siempre y ella para hacerle callar le daba un beso en sus carnosos labios. Pasados varios segundos mirando el papel se dispuso a leer.
Querida Gema:

“Espero que hayas recibido esta carta pronto, no quiero esperar mucho a recibir tu respuesta. ¿Te gusta el papel? Bien bonito, lo elegí pensando en ti y lo perfumé con olor a rosas, como a ti te gusta. Te echo de menos, no sé como llevo aguantando casi seis meses en este país sin verte, sin tocarte, sin saber apenas de ti, es algo que me mata. Odio no tener teléfono ni ordenador, aquí en el internado no nos dejan tener de esas cosas ya lo sabes, te prometo que cuando lo consiga tú serás la primera persona a la que llamaré. Quiero que tu voz sea la primera en oír de todas. Las demás me dan exactamente igual.
Aquí hace buen tiempo, un poco de frío quizás y más aún si tu no estas, si no me abrazas, si no estás conmigo, los dos… aquí…me gustaría, me encantaría que ambos camináramos por las calles de París, de la mano, abrazándonos, yo cogiéndote de vez en cuando en volandas para sacarte una sonrisa como siempre. Tu sonrisa, odio no poder verla, y saber o pensar que algún otro te la puede estar sacando y yo estando aquí….me enfada, me cabrea, me agobia, no puedo con ello. No se si aguantaré mucho tiempo más aquí, me he dado cuenta de que te necesito a mi lado, enserio. Sabes que yo no soy mucho de mostrar mis sentimientos, pero esta claro, tú lo has conseguido aún estando a miles de kilómetros de mí, aún estando en ciudades y países distintos.
¿Sabes? Deberías venir un día y visitar la Torre Eiffel, es tan bonita como tú, bueno tu más. No me llames cursi, es lo que siento en cada momento. Cuando vengas te prometo que daremos un paseo por el Sena, en barco ¿te parece? Espero que me digas que sí. Y luego una cena muy romántica en las callejuelas de la ciudad, si quieres damos un paseo en carruaje, de esos que llevan los caballos a los enamorados, visitando cada rincón de París, cada esquina…

Por lo demás bien, el idioma aún me cuesta un poco pero creo que lo voy controlando con el tiempo. A todo esto, ¿pensabas que me había olvidad? Seguro que sí, seguro que estabas pensando “este idiota no se acuerda…” te equivocas. Felices 18 Emma, me gustaría estar contigo en un día tan especial. Si la carta ha llegado tarde lo siento, sabes que no es mi culpa pero cuando abras la cajita encontrarás tus regalos. Sé que te mereces más, incluso más de lo que yo pueda darte, pero te prometo que lo intentaré todo, hasta dejarme la piel.
¿Tu que tal todo? ¿La familia bien? Seguro que sí, teniendo una hija como tú seguro que tus padres están más que orgullosos de ti, yo también, ya me contaste en la anterior carta que te habían aceptado en un curso en verano de Fotografía, me alegro corazón , para verano espero estar allí y no soltarte más
Espero no aburrirte mucho con esta pedazo carta, bueno, tampoco muy larga, la verdad es que aquí no tengo mucho tiempo, pero intento sacarlo siempre para escribirte todo esto, para la chica de mis sueños. Espero que no me hayas olvidado, no podría perdonármelo, habría sido todo culpa mía, por haber decidido marcharme, por alejarme de ti…bueno, no quiero ni pensarlo, solo quiero que me quieras, tanto como yo te quiero a ti.
Gema es tarde, tengo que dejar de escribir aunque estaría dispuesto a hacerlo durante muchas más horas, tengo que seguir con las clases, espero cuanto antes tu respuesta. Te amo, más que a nada en este mundo y recuerda, estando lejos o cerca, donde quiera que esté, soy tuyo, tú mía y aunque no lo creas…estoy junto a ti. Cuando veas la luna brillar significará que estoy pensando en ti, bueno, solo pienso en ti cuando respiro…Mi vida, suerte.”
Miguel

Gema dejó de leer cuando la carta había terminado. Las lágrimas se le salían y recorrían sus mejillas lentamente. Era un cielo, le quería demasiado, le amaba con todo su corazón…y no quería que estuviera tan lejos, no quería perderle. 

Siguió sus instrucciones y abrió la segunda cajita secándose las lágrimas con la manga. Había un marco con una foto y un papel un poco doblado. El marco era precioso con una foto de los dos del verano pasado, en la playa, felices, sin preocupaciones. Besó el cristal y lo dejó en la mesilla de noche junto a su cama. Después cogió el papel doblado y lo abrió.

Se quedó atónita, en shock, no sabia que decir ni hacer, temblaba, le temblaba todo el cuerpo. Él era increíble. Eran cuatro billetes a Paris ¿cuatro? Ella solo era una, como mucho usaría dos, uno de ira y otro de vuelta… ¿y los otros dos? A lo mejor quería Miguel ver a su cuñadita de diez años…no, seguía sin entenderlo pero aún así le encantó todo. Iba a ir a Francia.

De repente comenzó a sonar algo en su ventana, alguien tiraba piedrecitas a ella haciendo soniditos. Se asomó. Allí estaba, Miguel, como el primer día, tan guapo como siempre. Él al ver que le había visto entró en su casa y se oyó como subía las escaleras hacia su cuarto. Y allí se encontraron, los dos, tras seis meses separados. Las lágrimas seguían saliendo de los ojos de Gema y él la dio un abrazo enorme que casi la deja sin respiración. Después los dos se fundieron en un beso.

-Te prometí que un día iríamos a París y aquí están los billetes –Dijo –Pero no vamos a quedarnos, tenemos billetes de vuelta –Gema no lo entendió –Gema, vengo para quedarme, para siempre.
Fallen Krissty
En 1314...
Todos los templarios fueron quemados injustamente en la hoguera, la iglesia quemó al último Gran
Maestre de estos en 1314 creyendo que acabarían con ellos para siempre pero no fue así.
Los templarios fueron nombrados por la iglesia como su ejército pero antes de esos eran personas
que ayudaban a otros necesitados y esto siguió así incluso después de que esta los nombrara su
ejército, por esto mismo fueron quemados aunque lo nieguen, el pueblo amaba más a los templarios
que a su propio rey y al papa y eso a ellos no les convenía, por lo que decidieron acusarlos de
herejía y robo de las arcas del rey y así librarse de ellos.
Los Templarios siempre fueron fieles creyentes de que Cristo no murió en la cruz y que se casó con
María Magdalena, a la cual hacían muchos regalos en su nombre y a la que apreciaban muchísimo.
Tanto que cuando llego el momento está les ayudo, ¿cómo? Pues voy a contaros la historia, pero
ella no es la protagonista sino el apoyo de nuestros protagonistas, aquí comienza una historia de
amor, odio y retos difíciles.
Como ya hemos dicho, la Iglesia creyó haber acabado con la orden cuando se quemo a su último
Gran Maestre pero su hija María sobrevivió y los hijos de muchos de los caballeros de la orden
también, todos consiguieron unirse y huir juntos. Sabían que por ahora estarían a salvo hasta que la
Iglesia se enteraran que estaban vivos, entonces irían a por ellos. María antes de huir vivió como
quemaban a su padre esto le hizo llenarse de irá y querer vengarse pero entonces recordó las últimas
palabras de su padre “Huye María, huye, no dejes que te cojan y vuelve a unir la orden, aunque seas
mujer sabrás dirigirlos como yo he hecho, y recuerda la venganza nunca es la solución, solo
defenderos de ellos no dejéis que os cojan y os maten, no dejéis que os impidan ayudar a los
inocentes, continúa con el legado de los templarios hija mía.” Y así seria, pero ella no fue la única
que vio como quemaban a su padre y los demás templarios, a parte de la masa de gente del pueblo
que observaban como quemaban a sus protectores, sino que desde muy alto, María Magdalena
también lo observaba y no podía evitar llorar, les daba tanta pena esta injusticia que decidió ver a
Dios y hablar con él. Magdalena llegó al trono de Dios y con gran pena y lágrimas en los ojos le
dijo: - Mi señor, como has podido permitir que maten a esos hombres tan buenos, que ayudaban y
defendían a los inocentes, que también eran padres y abuelos, hijos, nietos y sobrinos a la vez de
otros, porque permites que haya tanto dolor. Además también eran fieles servidores tuyos y no de la
Iglesia, ¿por qué pagan justos por pecadores, mi señor? -Magdalena, ahora estos fieles servidores
están en paz y no sufrirán más, hay que morir para dejar sitio a otros, querida miá. - Pero no es
justo, ¿qué será de la orden, de sus hijos y del pueblo ahora? - Lo ha de ser, ha de ser. ¿Acaso tienes
otra solución? -Si, si me lo permite me ofrezco ser la patrona de la orden y velar por los hijos y la
continuación de esta, pero no solo eso quiero que uno de tus arcángeles también sea su patrón, que
baje a la tierra y les enseñe a luchar y a usar la magia para defenderse, quiero también que algunos
de tus ángeles se queden junto a ellos y velen por ellos y los adiestren en la lucha y la magia. -
Magdalena, me pides demasiado, coge al arcángel que quieras, pero solo te dejare llevarte a cuatro
ángeles, ninguno más y atenta, no quiero que ningún humano se enamore de un ángel, si uno de
estos llegaran a enamorarse y con un solo beso, ese humano moriría quemado vivo como fueron sus
antecesores y el ángel condenado a ver ese castigo y más tarde ese ángel seria expulsado del cielo
para siempre. Esas serán las consecuencias, tampoco quiero que se use la magia en beneficio
propio, eso también se pagara con el castigo de la expulsión de la orden y la ceguera hasta el día del
fin, ¿todo claro? -Si mi señor. -¡Ah! Magdalena, ahora son tu responsabilidad, tuya y del arcángel
que escojas. -Claro mi señor así será, muchas gracias por tu benevolencia.
Magdalena fue ha hablar con todos los arcángeles y ninguno quería bajar a la tierra para hablar con
estos y formarlos porque requeriría de bajar siempre que fuera necesario y mantener informada a
Magdalena, hasta que por fin, mientras Magdalena le preguntaba a Rafael y este se negaba, un
arcángel escuchaba atentamente toda la información y cuando vio que su hermano se marchaba y
esta suspiraba tristemente se acerco y le dijo por la espalda: - Magdalena te veo muy preocupada y
no entiendo porque, ya deberías saber amiga miá que deberías haberme preguntado a mi desde el
principio, ya sabes que te diría que si y bueno si no te importa antes de que me lo ofrezcas acepto.-
¿De verdad? ¿Estas dispuesto ha bajar a la Tierra siempre que sea necesario y volver a informarme?
-Pues claro, parece mentira que me conozcas. - Pues entonces ya tengo arcángel, muchas gracias
Gabriel, pues en cuanto puedas coge a cuatro ángeles y ve a la Tierra y dile a esos jóvenes todo lo
que te voy a decir.
Gabriel bajo a la Tierra y se reunió con todos los jóvenes templarios, les enseño a usar la magia,
como luchar y como invocarle cuando fuera necesario y cuatro ángeles se quedaron con ellos para
siempre, aunque un siglo después cada un siglo los cuatro ángeles cambiarían para evitar problemas
entre ellos mismos.
En la actualidad...
Con el paso de los siglos los templarios se habían ido dispersando aunque se reunían un par de
veces al año, la iglesia ya había dejado de perseguirlos y estaban tranquilos, Gabriel como le había
cogido cariño acudía a estas reuniones, pero en especial le había cogido cariño a la actual Gran
Maestre, de la cual sus padres habían fallecido en un accidente y este decidió criarla como si fuera
su hija, por lo que apenas iba al cielo y siempre estaba en la tierra cuando de ella. La actual Gran
Maestre se llamaba Aurora, aunque todos la llamaban Aury, era alta, fuerte y luchadora con unos
ojos verde mar preciosos y un cabello castaño con mechas doradas, con una destreza impresionante
para la lucha cuerpo a cuerpo y a distancia y una gran habilidad para la magia, ya que se había
criado con un arcángel y un ángel. Actualmente Aury vivía en Florencia y era policía, con lo que
daba provecho a sus habilidades.
Pero ahora no todo era tranquilidad, Aurora llevaba luchando con unos sentimientos que la invadían
desde los 16 años hasta sus actuales 27 años. Quería evitarlo pero no pudo, el lo sabe, ella lo sabe,
pero aun así se tratan como si no sintieran nada, todo para poder proteger sus vidas, Aurora de había
enamorado del ángel con el que había pasado toda su vida junto al arcángel que llamaba papá, hizo
todo lo posible para que ese amor solo fuera fraternal y jamas fuera mas allá de eso, pero no fue
posible, estaba enamorada de él, los ángeles no tienen cuerpo solo son energía por lo que para estar
en la tierra requieren de un cuerpo, por lo que escogen a un humano y le piden permiso para utilizar
su cuerpo o se apoderan del cuerpo de un recién fallecido. El ángel del que estaba enamorada Aury
era el ángel que decidió quedarse con Gabriel para velar por ella, se llamaba Cassiel y este cogió un
cuerpo de un joven recién fallecido que murió en un accidente de coche en Atenas, era alto, de
constitución atlética, de ojos azules oscuros y pelo castaño, era divertido y cariñoso, tenía todo lo
que Aurora quería en un chico, solo que este chico era imposible porque era inmortal y si intentaba
relacionarse con el moriría quemada y el seria desterrado para siempre del cielo y condenado a ser
mortal. Por esto ambos dejaron de hablarse y verse, incluso cuando ella tenía 20 años el se marcho y
desde entonces no ha vuelto a saber nada de él pero no ha dejado de pensar en él.
Cassiel sentía lo mismo por ella y aunque ella pensaba que se marcho y nunca volvió se equivocaba,
nunca se marcho se quedo junto a ella pero de forma que ella no le viera ni notara su presencia
nunca para que no ocurriera nada y ella intentara olvidarle. No fue así, ella no dejaba de pensar en
él y él cada vez que se detenía a observarla y cuidarla se enamoraba más de ella, ¿creéis que los
ángeles no se enamoran? Pues al parecer si, ha pasado tanto tiempo con los humanos que han
empezado a sentir como ellos, una debilidad para ellos quizás o los hará más fuertes, no se sabe
debido a que la primera norma es que un ángel y un humano no podían estar juntos como pareja
jamás porque si llegaban a tener hijos este seria un nephilim, mitad humano mitad ángel y eso
rompería el equilibrio de la tierra y si esos poderes eran usados para el mal, todo la raza humana,
incluso la tierra podía desaparecer, por lo que para evitar esto fue puesta esta norma, aunque en el
pasado unos templarios se la saltaron y casi pasa esto, aunque no siempre tendría que acabar así, a
Aurora antes de que muriera su madre, esta le contaba una historia de amor muy bonita que para
evitar la historia anterior otra pareja de templario y ángel se enamoraron y acabo bien, pero esa es
otra historia demasiado larga para contar aquí y ademas Aurora nunca supo como esa pareja
consiguieron librarse del castigo impuesto por no cumplir la norma principal de la orden. En fin
volvamos a la historia que nos ocupa, Cassiel no aguanto mas estar de simple observador y cuidador
por lo que un día que Gabriel tuvo que volver al cielo a resolver unos asuntos, decidió aparecerse
ante Aurora y hablar con ella.
Aurora estaba sentada en el sofá junto a la chimenea leyendo un libro tranquilamente cuando de
repente, empezó a notar la presencia de alguien en la casa, puso el libro sobre la mesita que tenia
delante y se levanto, se dirigió lentamente y en guardia hacia la entrada, pero no vio a nadie por lo
que decidió volver al sofá pensando que eran imaginaciones suyas, cuando al entrar en el salón vio
que el sillón que había justo delante del sofá había alguien sentado en el y no era su padre Gabriel
sino Cassiel. Cuando se dio cuenta de quien era no estaba segura de lo que hacer, por una parte
quería correr junto a el y besarle y abrazarle, pero sabia que no podía hacer eso, así que le saludo
cordialmente mientras se dirigía al sofá y se sentaba en este sin perder de vista a Cassiel, este a la
vez tampoco la perdía de vista y la miraba fijamente a los ojos. Un silencio ensordecedor inundaba
la sala, solo se miraban, nadie decía nada hasta que Cassiel decidió romper ese silencio
ensordecedor. - Hola Aury, ¿qué tal te va todo? - Muy bien, ¿y a ti? - Pues bien, he venido porque
tengo que hablar contigo sobre un asunto muy importante que nos atañe a ti y a mi, y sabes muy
bien que tema es. - Se perfectamente que tema es Cassiel pero no hay nada que hablar esta
prohibido y no puede ser, moriríamos los dos, no podemos permitirlo. - Lo se pero no puedo vivir
sin ti, Gabriel me dio dos opciones cuando vio que lo que sentíamos el uno por el otro cada vez era
más grande, marcharme o quedarme invisible a todos tus sentidos y elegí el segundo porque no
podía estar sin ti Aury, además tu tampoco has dejado de pensar en mi, lo sé, no te he visto con
ningún otro chico, ni siquiera los miras ni hablas con ellos. Aurora al oír eso se enfado un poco
y pensó que como podía haber sido capaz de estar siempre a su lado sin que ella lo supiera, pero por
otra parte le gusto saber que nunca se pudo alejar de ella, al oírlo todo le dijo: - Cassiel se que nos
queremos y una parte de mi esta enfada contigo por no haber dado señales de que seguías aquí, te
eche mucho de menos y me dolía pensar que jamás volvería a verte, pero mi enfado se va al saber
que nunca te pudiste alejar de mi, pero esto no puede ser Cassiel y lo sabes, es totalmente
imposible. Una lágrima cayó por el rostro de Aurora, Cassiel se levanto y se arrodillo delante de
ella y limpiándole la lágrima que caía por la mejilla de su amiga, confidente y amada desde que la
conoció. Mientras todo esto ocurría Gabriel se encontraba en la cocina que estaba junto al salón y lo
escuchaba todo, no pudo evitar enternecerse con esto y sentirse mal por parte de Aurora, la quería
mucho, gracias a ella consiguió entender que siente los hombres cuando son padres y saber lo que
es eso y como padre tenía que hacer algo para que su hija fuera feliz y no viviera con una tristeza en
su interior para siempre. Gabriel recordaba que hace unos años, de echo recordaba lo que ocurrió
con la abuela de Aury y esto tenía una solución que en su momento no fue para nada sencilla debido
a que ocurrió en un momento de una batalla decisiva y también otros obstáculos que hubo en ese
momento, pero ahora no había esos obstáculos por lo que podría ser mas sencillo aplicar esa
solución. Entonces Gabriel decidió entrar en el salón e interrumpir la conversación de la pareja,
cuando Gabriel entró en salón, Cassiel se asustó creía que le atacaría o algo, Aurora se puso en pie
de un salto debido al susto que se llevo al ver a Cassiel reaccionar como reaccionó, Gabriel se puso
en el centro de la sala junto a ellos, todos se miraban unos a otros, la miradas de Cassiel y Aurora
era asustada en cambio la mirada de Gabriel era tranquila.
Todos se miraban, la pareja desconcertada y el arcángel como tal se mantenía compasivo, sereno y
tranquilo, hasta que empezó ha hablar. - Necesito haceros una pregunta muy importante a la que me
tenéis que contestar con total sinceridad y sin miedo alguno, ¿os amáis de verdad? Porque si es así
yo tengo la solución para que estáis juntos para siempre, pero después no podéis arrepentiros porque
nada podrá volver a ser como era antes.
Ahora los dos estaban aun mas desconcertados que antes, desde que ambos sabían las normas de la
orden creían que no había solución alguna para poder estar juntos, Cassiel no sabia a lo que se
refería Gabriel porque el fue mandado a la tierra mucho después de lo ocurrido con la abuela de
Aurora y ningún ángel del cielo ajeno a los templarios sabe nada de ellos y aunque este fuera
destinado a cuidar de ellos no tenían porque saber nada de lo ocurrido anteriormente, toda la
historia completa de la orden solo la sabían Dios, Magdalena y Gabriel, así todos los secretos
estaban a salvo de cualquier cosa que pudiera ocurrir.
A Cassiel le podía tanto la curiosidad que pregunto antes de que lo hiciera Aurora, - Creí que estaba
totalmente prohibido la unión entre un ángel y un humano, que esa unión se pagaría con la muerte
del templario y el destierro y condena a la vida mortal del ángel. -Claro que hay solución, cuando se
encontró en su momento fue muy difícil llevarla acabo por las circunstancias que nos rodeaban pero
ahora mismo debería ser muy sencillo llevarlo acabo. Esta solución la encontró un ángel que se
enamoro de una templaria concretamente los abuelos de Aurora... __ Entonces Aurora interrumpió a
Gabriel.__ - Espera ¿estas diciendo que mi abuelo fue un ángel? Entonces como sobrevivieron al
castigo que se impone por esa unión. - Si no me interrumpieras lo sabrías querida, la norma prohíbe
la unión de un templario con un ángel, pero hay otra norma que no conocéis que prohíbe a un ángel
caído ya humano la unión con un templario, por lo que la solución seria primero que Cassiel dejara
de ser un ángel, arrancarle su gracia, de lo que me encargaría yo una vez me concedieran el permiso
para hacerlo y segundo tu tendrías que reunir a todos los templarios en una asamblea y dimitir de tu
cargo de Gran Maestre y renunciar a ser templaria y una vez hecho todo eso sois libres de estar
juntos para siempre, bueno hasta que la muerte os separe. Después de esta última frase Gabriel hizo
una pequeña mueca de sonrisa, por lo de hasta que la muerte os separa y porque su hija podría ser
feliz y no sufrir más por amor.
-¿Así de simple? Entonces, ¿por qué fue tan difícil para los abuelos de Aurora?
-Porque fue una época de guerra y hubo muchos obstáculos para lograr todas estas cosas, pero eso
ya es otra historia y muy larga Cassiel y que ya os contare otro día y en otro momento. ¿Lo vais ha
hacer entonces?
- Eso ni se pregunta papá, claro que si, ahora mismo voy ha hacer unas llamadas y convocar a todos
los templarios a una asamblea general en la que se reúnan absolutamente todos, además creo que ya
tengo a la sustituta ideal. Me sustituirá Teresa, ademas en realidad si el puesto de Gran Maestre
fuera por orden de descendencia le tocaría a ella ya que es la descendiente de Jacques de Molay y
no a mi.
- Cierto, pero el orden rotatorio se hizo aprovechando que los anteriores maestres tuvieron
descendencias así se podía seguir su mismo orden, si Arnaud de Torroja fue el noveno Gran Maestre
estaba claro que tu abuela debía ser la Gran Maestre pero al renegar los demás el cargo ha llegado
hasta a ti, así que lo justo sería que le diera el puesto a Michelle ya que él es él descendiente de
Robert de Sablé, aun no le toca a Teresa. Lo que puedes hacer es ofrecerle el puesto a él y si no lo
quiere pues se lo ofreces a Teresa. Bueno mientras tu haces eso yo voy ha hacer lo que tengo que
hacer para Cassiel.
-Será lo que haga, voy a llamarlos. Nos vemos donde siempre nos reunimos.
Aurora y Cassiel no cabían en si de felicidad, por fin estarían juntos. Después de dos semanas todos
los templarios estaban reunidos en una sala gigante de la que en las paredes colgaban todos los
escudos de los 23 Gran Maestre que formaron los templarios hasta su quema en la hoguera y así
había quedado ya que siempre mandaban los descendientes de estos. Todos los descendientes de los
23 Gran Maestres y sus hijos estaban sentados en una mesa redonda inmensa en la que todos se
veían las caras y todos podía hablar con todos, el resto de templarios estaban sentados en sillas que
habían alrededor de la mesa y justo en el centro de la mesa, de pie se encontraba Aurora
preparándose para hablar cuando se ordenara silencio entre todos los presentes en la sala. En la sala
también estaban Cassiel y Gabriel junto a los otros tres ángeles guardianes de los templarios,
esperando a que Aurora hablara y se nombrara el Gran Maestre. Después de eso Gabriel se llevaría
a Cassiel a otro lugar en el que en presencia de los tres ángeles guardianes este le daría el relevo a
otro ángel para que ocupara el puesto del cuarto ángel guardián y acto seguido le arrancaría su
gracia y se convertiría en un simple mortal, un simple mortal que podría estar junto a la chica de la
que se había enamorado hace muchos años atrás, a la que había intentado olvidar pero nunca pudo,
la chica a la que haría feliz todo lo que durara su vida como mortal e incluso una vez acabada esa
vida mortal, si el moría antes que ella la esperaría para poder reunirse con ella y seguir con ella
incluso después de la muerte. Ella era la mujer con la que quería estar eternamente.
El proceso para arrancar la gracia de un ángel era muy doloroso, no todos sobrevivían muchos
morían en el proceso y otros morían una vez finalizado el proceso, pero esto no acobardaba a
ninguno de los dos, Aurora tenia la certeza de que todo iba a salir bien y Cassiel sabia que no
moriría porque la razón para no morir era ella, tenia que pasar la eternidad con ella y si moría la
espera seria demasiado larga, así que tenia que sobrevivir para que la espera se produjese dentro de
muchos años después y poder aprovechar toda la vida mortal junto a ella.
Una vez se hizo el silencio en la sala Aurora comenzó a hablar y ha explicar porque los había
reunido a todos ese día y porque la urgencia de ello, entonces nombro al nuevo Gran Maestre, que
después de muchos años por fin al que le correspondía mandar aceptó su cargo y el orden de
mandato volvió a la normalidad, después de que los descendientes del noveno Gran Maestre
mandaran por casi tres generaciones consecutivas; así Michelle ocupo su puesto entre los templarios
y todos los presentes aceptaron la dimisión de Aurora y a su nuevo Gran Maestre. Una vez acabada
la reunión todos le mostraron su alegría hacia ella por lo que había conseguido y le desearon lo
mejor y que la echarían de menos, todos se despidieron de ella, entonces Gabriel se llevo a Cassiel y
a los tres ángeles guardianes para llevar a cabo lo último que quedaba por hacer para que esta pareja
fuera feliz. Cassiel le paso todo la información e información al nuevo ángel que ocuparía su
puesto, una vez hecho, Cassiel se coloco en el centro de una inmensa sala y en el centro de un
símbolo enoquiano, entonces los cuatro ángeles lo rodearon a unos metros de distancia ocupando su
lugar en el signo y Gabriel justo delante de él, este comenzó a recitar una serie de palabras que
ningún ser humano entendería porque era el idioma de los ángeles, el enoquiano, y de repente un
dolor muy agudo comenzó en su pecho, dolor que cada vez seria mas fuerte y que comenzó a
recorrer todo su cuerpo y a brotar una luz intensa azul de él. Cada vez el dolor era mas
insoportable, no solo sentía que su gracia salia de el, sino que también notaba como se le escapaba
la vida, pero no dejaba que esta se fuera porque pensaba en Aurora y en todo lo que tenia que vivir
con ella. Cada momento que pasaba también dejaba de entender las palabras de Gabriel, era buena
señal quería decir que ya estaba dejando de ser un ángel y era mas humano.
Una vez acabado el proceso Cassiel cayó en un sueño muy profundo, Gabriel se lo llevo a la casa de
Aurora, el arcángel dejo al nuevo ser humano inconsciente en el sofá y Aurora corrió hacia
poniéndose de rodillas a su lado. Aurora lloraba y acariciaba el rostro de su joven amado que yacía
inconsciente, rogándole que despertará que tenían que vivir una larga vida juntos y viajar por todo
el mundo. Entonces Cassiel comenzó a abrir los ojos poco a poco le dijo a Aurora que viajarían por
todo el mundo cuantas veces quisiera ella. Aurora feliz hizo lo que estaba deseando ha hacer y que
por fin pudo, besarle. Cassiel ya no era un ángel sino un ángel caído, era humano aunque aun tenia
alguna pequeña habilidad como por ejemplo aprendía muy rápido lo que le sirvió para poder
dedicarse a algún trabajo.
Aurora y Cassiel viajaron por todo el mundo como ella quería hasta que al final decidieron quedarse
a vivir en una casita en medio de la montaña, aparatada de la ajetreada ciudad en Austria, allí a unos
pocos kilómetros tenían un pueblo en el que tenían todo lo que necesitaban, un supermercado para
comprar comida, una comisaria en la que Aurora trabajaba como inspectora jefe, un pequeño
hospital en el que Cassiel trabajaba como enfermero, un colegio para sus dos hijos pequeños
Gabriel de 6 añitos y Crystal de 10 años y un instituto para su hijo mayor Donatello de 14 años. Sus
hijos si serian templarios, claro a no ser que se enamoraran de un ángel.

PD: Siento que sea tan larga la entrada, espero que disfruten de la lectura y pronto habrá más (o eso espero).



8 comentarios:

  1. Hola Lyd, ya mandé mi relato "Algo inesperado"

    Un beso
    Kike

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. kike no me llego ningun relato al correo
      Saludos

      Eliminar
  2. Leer estos relatos con Diamons es una gozada¡
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonitos Lyd! Lamento no haber llegado pero tengo atrasado las novelas. Me han ocupado la computadora en casa así que imposible. Pero aquí estoy leyendo para ver que cosas bellas han hecho.
    Muy lindos los finales. Felicitaciones a los escritores.
    Un besote grande para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro miucho de que te haya gustado :) mañana subire los otros tres que he recibido para que ustedes voten :) y no te preocupes creare otro concurso :)
      un beso grande amiga

      Eliminar
  4. Me cago en to! yo esperando a hoy porque pensaba que había que entregarlos hoy (sabe dios por que) y ahora iba a mirar el contacto y, con qué me encuentro? que ya se han entregado T_T

    ResponderEliminar
  5. Bueno Mae mandamelo hoy y asi lo subo con los otros que cuatro que me han llegafo :)
    Aun hay tiempo hasta que lo suba

    ResponderEliminar

Este blog y sus historias viven de vuestro apoyo mediante los comentarios.
Expresad vuestra opinión, pero sin ofender
Besitos
Lydia

Tu esencia

El problema nunca fue escribir, fueron los sentimientos. Pero ¿qué haces cuando te quedas vacía? ¿Cuándo te da igual veinte que ochenta? C...